7 de febrero de 2015

5 diferencias entre la informática convencional, la virtualización local y Flexxible|desktop

En la vida de toda empresa hay un momento en el que la inversión inicial realizada en infraestructura tecnológica TI se queda obsoleta y hay que decidir qué hacer. Por lo general, las decisiones se basan en costes, rendimiento y seguridad. En este post te dejo con las cinco diferencias entre, acometer una renovación en base a informática convencional o virtualización local, frente a las ventajas de hacerlo con Flexxible|desktop:

1.- Seguridad y continuidad del servicio

Informática convencional: No hay limitaciones físicas al servidor. No están redundando el servidor, y si este se cae se corta el servicio; los PC’s; la corriente o  internet; etc. Por ley (LOPD) hay que efectuar un backup de los datos y tenerlos en dos espacios físicos, pero con este modelo no se suelen tener ni de los PC’s ni de los portátiles.

Virtualización local: Hay continuidad del servicio del servidor, pero no suele haber seguridad física. Los otros servicios no están redundados. El sistema de backup del servidor puede estar resuelto o no, aunque no el de los PC’s.

Flexxible|desktop: Máquinas, servidor y cliente (PC’s) redundados. Si uno se apaga, el otro toma el relevo. Hay una doble toma de corriente eléctrica, de internet con 100 MB simétricos  y de aire acondicionado. Seguridad física en 2 CPD de alta seguridad ubicados en Barcelona y Madrid. Copias de seguridad de servidor y PC’s en ambos CPD.


2.- Vigencia de la informática

Informática convencional: cuesta definir los recursos necesarios para el servidor y normalmente se sobredimensionan para no tener sorpresas. Hay que mantener y actualizar los sistemas operativos del servidor. Los PC pueden tener sistemas operativos distintos lo que a menudo puede provocar problemas de compatibilidad con algunas aplicaciones. El rendimiento de las máquinas también desciende por tener que trabajar con programas actuales que requieren más potencia. Todo ello conlleva, normalmente, un incremento significativo de las incidencias.

En virtualización local: es más fácil disponer de los sistemas operativos actualizados. Sigue siendo difícil provisionar los recursos adecuados y, al solicitar más, podemos quedarnos sin los que nos garantizan la Alta Disponibilidad, quedándonos sin ella.

Flexxible|desktop: máquinas con S.O. servidor y cliente actualizados. Las máquinas físicas se actualizan manteniendo el rendimiento necesario para un uso ágil. Las incidencias se reducen hasta un 50% con este modelo y la informática está siempre controlada.

3.- Movilidad para el usuario

Informática convencional: puede haber sesiones remotas, pero en la mayoría de los casos no tienen un rendimiento óptimo, necesitan una configuración previa y son dependientes de una máquina de acceso mediante VPN. Además, están condicionados tanto por las comunicaciones de salida del dispositivo como las de acceso  a la infraestructura de la oficina. En caso de tener más de una sede, los usuarios pueden tener dificultades para acceder al ERP o a los documentos corporativos y para el Departamento IT será complejo garantizar la seguridad de varios entornos comunicados.

En virtualización local: en principio, salvo que sea virtualización de escritorios, tenemos la misma problemática que en local.

Flexxible|desktop: funciona a gran rendimiento pareciendo que trabaja en local.  El acceso se puede realizar desde cualquier dispositivo con una simple conexión 3G.

4.- Flexibilidad

Informática convencional: en caso de fluctuación de usuarios informáticos o incorporación de nuevas sedes deberemos comprar nuevos equipos y actualizar el servidor. La empresa está supeditada a la inversión en caso de crecimiento o al coste hundido en caso de decrecimiento.

En virtualización local: los recursos son más elásticos, pero pueden acabar solicitando los de la Alta Disponibilidad.

Flexxible|desktop: podemos incorporar o prescindir usuarios de forma flexible, estén donde estén, con una fórmula de pago por uso.

5.- Costes

Informática convencional: suele ser más cara de lo que parece. Además de los PC’s y los servidores, hay que contar con el mantenimiento;  el coste anual del antivirus; el coste de los backups si se hace externo,  y si no, asegurar que se realice; el consumo eléctrico del servidor y los PC’s y las comunicaciones especiales si las hubiera. A partir del cuarto año, también tenemos que tener en cuenta las ampliaciones de garantías; un mayor coste de helpdesk; ampliaciones de memoria y potencia; compra de nuevo PC’s y los reajustes pertinentes por cambios operativos de la empresa; etc.

En virtualización local: ésta tiene un coste superior a la informática convencional, si bien es cierto que da ciertas garantías de continuidad de negocio.

Flexxible|desktop: las prestaciones son infinitamente superiores por un coste igual o similar al de la informática convencional y con un coste de helpdesk continuo e inferior al habitual.

¿Te parece interesante?, deja tu comentario o compartelo con tus contactos


No hay comentarios:

Publicar un comentario