23 de diciembre de 2012

¿Has visto ya las impresoras en 3D?

Impresoras 3D
Todo el mundo habrá visto alguna que otra película de cine en 3D, pero ¿cuantos habéis visto funcionar una  impresora en 3D?. Sí si, habéis leído bien impresora en 3D.

Hasta ahora la idea de imprimir se comprendía sobre una superficie plana, ya fuera de papel, vinilo u otro tipo de soporte, pero siempre plano, es decir en dos dimensiones. Actualmente la tecnología de impresión ha evolucionado y ya está también disponible en formato de 3D.

Esta tecnología que se empezó a comercializar en 2003, ha evolucionado considerablemente con el paso del tiempo hasta nuestros días y si bien en sus inicios era de un elevado coste, hoy en día ya es asequible tanto para pymes como autónomos que  precisen de ella para el desarrollo de su actividad.

Estas impresoras están pensadas para convertir en objetos los diseños realizados en programas tipo Autocad. Para ello utilizan ficheros .CAD  en formatos .STL (monocromo) o .VRML (color). El sistema consiste en laminar el objeto a imprimir mediante un software e imprimir dichas laminas una a una superponiéndolas y compactándolas hasta conseguir el objeto completo.

Se comercializan dos tipos de tecnologías:

1.- De compactación, en las que una masa de polvo se compacta por estratos. En este caso pueden ser de dos tipos:
    • Impresoras 3D de tinta: utilizan una tinta aglomerante para compactar el polvo. El uso de una tinta permite la impresión en diferentes colores.
    • Impresoras 3D láser: un láser transfiere energía al polvo haciendo que se polimerice. Después se sumerge en un líquido que hace que las zonas polimerizadas se solidifiquen

2.- De adición, o de inyección de polímeros, en las que el propio material se añade por capas inyectando resinas en estado líquido y curándolas con luz ultravioleta. Una vez finalizado el proceso de impresión se procede a un proceso especial de limpieza que dejará el objeto completamente acabado. Su solidez es absoluta puesto que  las capas de resina quedan totalmente solidificadas y lo más  sorprendente de todo es que si el objeto tiene alguna pieza móvil el objeto impreso también dispondrá del mismo movimiento.

La impresión en 3D, tiene múltiples campos de aplicación como pueden ser la joyería, calzado,  diseño industrial , arquitectura, ingeniería y construcción, automoción y sector aeroespacial, medicina, educación, sistemas de información geográfica, ingeniería civil y muchos otros.

Te adjunto el siguiente vídeo por gentileza de Hewlett Packard donde podrás ver con todo detalle como funcionan estas impresoras.


¿Lo has encontrado interesante? puedes dejar tus comentarios...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Es un artículo impresionante! Sin embargo, se me plantea una reflexión acerca de los usos que se puedan hacer de este nuevo gadget, sobretodo, los malos usos. ¿Creen que se podría ejercer algun tipo de control al respecto? ¿Podría haber una lista de artilugios de "impresión ilegal"? ¿Llevaría ésto a la creación de un mercado negro de impresiones 3D?

Gracias por su atención.

Amadeu Mestre dijo...

Normalmente todas las cosas acostumbran a crearse con un buen fin, pero lamentablemente siempre hay quien lo usa para todo lo contrario.
De todos modos en este caso, existen por el momento algunas limitaciones como la resistencia de los materiales, el color (sólo las de tinta pueden mezclar colores), el coste por pieza es económico si lo comparamos con el precio de realizar un prototipo, pero es caro como coste de fabricación, el tiempo de fabricación, etc. Suficientes argumentos para disuadir el mal uso de esta tecnología con fines distintos para los que se ha creado, aunque como es sabido no se le pueden poner barreras al bosque y allá cada uno con su conciencia.

Saludos y gracias por seguirnos.


Publicar un comentario