29 de enero de 2013

¿Conoces los SSD Discos Duros de Estado Sólido?

Tal vez por el nombre te sea desconocido e incluso extraño, pero si añadimos que los discos duros de estado sólido SSD (Solid State Drive) son una evolución de los discos duros convencionales y se basan en una tecnología muy parecida a la de los dispositivos USB o las tarjetas SD de las cámaras digitales, seguro que ya te suena más familiar.

Los discos duros convencionales están compuestos de varios discos, sobre los que se graba y lee  la información mediante cabezales electromagnéticos. Este modo de funcionamiento hace que un disco duro convencional tenga varios inconvenientes, normalmente relacionados con tener elementos móviles en su interior, rotación de los discos, movimiento de los cabezales, etc.

Los discos SSD solucionan  estos problemas ya que no contienen ningún tipo de elemento mecánico en su interior. Los SSD se componen básicamente de elementos muy parecidos a los de una memoria Flash como los de cualquier dispositivo de almacenamiento USB.

Los SSD normales incluyen dos zonas de memoria, una en la que se guarda la información y otra que actúa de cache muy parecida a la memoria RAM. Esta última al ser más rápida ayuda a acelerar los accesos a los datos. El motivo por el que no se crean discos que sólo utilicen memoria RAM es porque aun siendo más rápida, esta pierde la información al apagar el ordenador.

Como principales ventajas respecto a un disco duro tradicional podemos enumerar las siguientes:
  • Velocidad: Tanto en la búsqueda de los datos como en las sucesivas lecturas. En un disco de este tipo se accede de forma directa donde se encuentra la información. Debido a esto, los discos SSD no mejoran su rendimiento al desfragmentar la unidad.
  • Resistencia: Al no tener ningún tipo de componentes móviles responden mejor tanto a la vibración como a los golpes.
  • Bajo Consumo: Al tratarse de componentes electrónicos únicamente, su consumo es considera-blemente bajo. Esto los hace que se conviertan en ideales para dispositivos portátiles.
  • Menor Temperatura: Este es un factor importante tanto para servidores, como PCs o dispositivos móviles, puesto que evita averías por sobrecalentamiento y las necesidades de refrigeración son menores, por lo que también contribuye a la reducción del consumo.
  • Silenciosos: Es otra ventaja más de no tener partes móviles.

Para ilustrar mejor todo lo dicho, te animo a ver el siguiente vídeo por gentileza de SanDisk Corporation


La tecnología de fabricación usada en los discos duros tradicionales lleva usándose durante décadas. Esto hace que se haya conseguido crear dispositivos muy económicos. Los discos SSD aparecen como la solución a muchos problemas pero tienen el inconveniente de que son más caros en comparación.

De todos modos la tecnología ha avanzado considerablemente con el tiempo, los sistemas operativos ya se han adaptado a sus características específicas y su precio se irá ajustando progresivamente a medida que su uso se vaya generalizando.

Si te ha sido valioso, puedes dejar tus comentarios y compartirlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario